jueves, 13 de julio de 2017

Secreta mente




Con la partida de Elio, en la casa se instaló un clima aún más sombrío que el producido por la muerte de la madre.

Según Bruno, Piera a los dieciséis años tenía una ingenuidad rayana en la estupidez, incapaz de darse cuenta de nada. Se lo dijo cuando ella le preguntó el motivo de la pelea y la ausencia de Elio.

La respuesta de su padre fue fruncir el ceño y decirle que era muy chica para entender y se encerró en su cuarto.

La Segunda iba y venía de la cocina al comedor, como perdida, con una franela inútil entre las manos, que temblaban ostensiblemente. Se hace la nerviosa —pensó Piera—, estaba en el momento de la discusión, sabe qué pasó. No le hizo preguntas, no la consideraba de la familia, a pesar de que a los pocos meses de su llegada, el padre se casó con ella y consiguió la seguridad que nunca había tenido. Al viejo el matrimonio también le convino, era un cómodo y no quería ocuparse de nadie, recostado en su papel de viudo inconsolable.

En esa época Piera buscaba ampararse en el resentimiento y el desprecio para sentir que era alguien y estaba viva. Se fabricó una identidad ficticia que la ayudara a respirar. Había días que se asfixiaba, como si el aire de la casa estuviera contaminado. Entonces empezaron sus ataques de asma.

Una tarde en que Bruno le lanzó uno de sus dardos sarcásticos, algo le explotó por dentro. Sin poder contenerse, gritó:

¿Por qué no te vas de acá? Un boludo de treinta y dos años, lleno de plata que vive en la casa del viejo, sos un tacaño de mier…

Esperaba, casi deseaba, un cachetazo de su hermano para mantener activo el rencor, pero no pudo terminar de decir lo que tenía atragantado porque el acceso de tos fue intenso y la respiración tan sibilante que hasta Bruno se asustó.

Recuerda que estaban en la cocina, el amplio ventanal abierto al jardín de atrás. Se asomó para inhalar aire y le pareció que el limonero, su amado rincón de confidencias, inclinaba sus ramas para enviarle oxígeno.

A partir de esa escena, con Bruno se evitaron mutuamente. Cuando él llegaba de la oficina, Piera desaparecía, se llevaba unas frutas a su cuarto a modo de cena o se iba a estudiar a la casa de una compañera y se quedaba a dormir allí.

Bruno era como su nombre, oscuro, hosco, soberbio. Detrás de la fachada impenetrable, cada tanto le asomaba una veta violenta en los ojos, en los puños apretados, prontos a entrar en acción. De aspecto era más atractivo que Elio, más bajo y musculoso, trigueño, con un elegante perfil como repujado en bronce.

El único afecto y preocupación que demostraba era hacia el dinero. Le conoció una novia, Micaela, la única que trajo a la casa. Un día no vino más, debió quedar absorbida en los pliegues umbrosos de la vida de Bruno, tal vez guardada dentro de su maletín contenedor de transacciones bursátiles, ganancias abundantes y verdades que no revelaría ni siquiera para defenderse.

Las paredes de la casa custodiaron lo ocurrido entre sus hermanos, enrarecieron el aire, le provocaron el asma, que mermó en cuanto se fue para casarse con César.




©  Mirella S.   — 2017 —

     


Sinopsis
Piera (1970): rememora y reflexiona sobre momentos claves de su historia. Es maestra de arte y artista plástica.
Luciana (1932-1980): su madre, mujer de carácter fuerte, en la casa todo giraba alrededor de ella. Muere cuando Piera tiene diez años.
Renzo (1925-1996): su padre, al poco tiempo de enviudar se casa con la Segunda. Es profesor de italiano y de latín.
Elio (1952): el hermano mayor, le lleva dieciocho años, muy querido por ella. Es periodista. 
Bruno (1954): el otro hermano, con el que tiene una mala relación, lo considera culpable de que Elio tenga que abandonar para siempre la casa paterna. Piera desconoce el motivo de la pelea entre los ellos. Es agente financiero.
César (1963): abogado, Piera se casa con él a los veintiún años.






44 comentarios:

  1. Renzo y la Segunda se beneficiaron mutuamente. Ese resentimiento de Piera quizás fuese para llamar la atención de los demás.
    A continuar Mirella.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tantos de esos matrimonios en que el único vínculo que los une es que, por distintos motivos, les conviene a los dos.
      Piera ha quedado muy sola y con poco cariño y en la adolescencia se manifiesta en forma de rebeldía.
      Gracias, Laura... trataré de seguir...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Que interesante esta.Es dificil aguantar a una extraña aunque al principio todo sean mieles.Me encanta Mirella.Soy Elisabeth aunque salga Betty.Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elizabeth, gracias por dejar tu opinión en el blog, me gusta más que en Google+ porque allí se pierde.
      Ya se sabrá más sobre la Segunda, que intentó acercarse a su manera poco expresiva a Piera, pero ella estaba en plena rebeldía adolescente y la mantuvo alejada.
      Me alegra mucho que te interese la trama.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias, Chaly, me da gusto que te interese la historia.
      Besos.

      Eliminar
  4. En cada familia hay episodios vergonzantes que casi mejor olvidar.
    Me has hecho recordar algunos, y jo... todavía duelen.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las familias tiene su propia "manchita" que tratan de tapar como pueden o de relegar al olvido. Creo que lo mejor es airear, limpiar heridas y después a seguir viviendo.
      Mil gracias por leerme siempre, querido Xavi.
      Besos.

      Eliminar
  5. Aunque se suela hacer por intereses, estas cosas suelen terminar mal, y si no acaba antes es precisamente por comodidad de las partes implicadas. Tú relato puede ser perfectamente aplicable y real, en muchas familias. Sobre todo entre hermanos se dan muchos casos, y por situaciones múltiples, ya sea bien por dinero, por celos y demás; pueden llegar a odiarse toda la vida. Incluso yo he conocido algún caso de permanecer hasta años sin hablarse por una simple discusión, y los más triste es que para que hayan hecho las paces, se haya tenido que producir una trágica muerte en la familia.

    Besos y abrazos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía hay muchos matrimonios por interés, no solo económico sino de índoles varias. En este caso, entre la Segunda y Renzo, la relación se mantiene por inercia, cada uno está en su mundo y no se afectan mutuamente.
      Las rivalidades entre hermanos son tambien muy comunes. Ya de a poco iré presentando más detalles sobre cada personaje.
      Muchas gracias por comentar siempre, Rafita, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. A veces el dolor se hace rencor y si, Mire asfixia
    Piera, tu Piera ,mi Piera , se siente sola, sola , como se puede llevar eso, en la soledad de los d'ias , es duro pero bueno , veo una luz que lleva un hermoso nombre > Cesar

    *perdona todas las faltas ... los signos de puntuaci'on se me han sublevado en el teclado,
    bueno , me r'io pero es terrible escribir as'i

    un abrazo inmenso !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil sobrellevar tanta soledad en la niñez y en la adolescencia, rodeada de genta adulta que ni te ve.
      No te preocupes por lo de la puntuación, me ha ocurrido montones de veces que el teclado no responde.
      Gracias, María.
      Abrazo grandote.

      Eliminar
  7. Me ha llamado la atención que Piera buscara ampararse en el resentimiento y el desprecio para sentir que era alguien y estaba viva. Que el hecho de odiar a alguien le proveyera de ese sentimiento de sentirse alguien.
    Lo mismo Mire. Un placer muy grande el leerte.
    Quién sabe, igual y cuando tengas muchos episodios sí deseas juntarlo como novela. El tiempo dirá.
    Muchos abrazos y beeeesos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es su modo de defensa en esa edad. Prácticamente se ha criado sola y hecha a sí misma desde la muerte de la madre.
      No me parece extraño y si miramos a nuestro alrededor, hoy cuántos chicos crecen aferrados al resentimiento y usan el bullying como expresión y modo de relación.
      Me pone contenta que sigas enganchado, Gildo. No creo que termine en una novela, ya me estoy arrepintiendo de haber subido estos episodios al blog sin tener más adelantado lo escrito. No tengo tiempo de corregir y eso no me gusta.
      Gracias, amigo, abrazos y beeesos.

      Eliminar
  8. Duro el corazón de Piera con la segunda, como ella la llama, tal vez, un poco de ternura le vendría bien a las dos. Es una niña criada entre hombres, eso seguramente le ha dado su caracter fuerte.

    Me gusta, veremos como sigue...

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esa etapa adolescente Piera tiene momentos de dureza y rebeldía para poder seguir adelante. Como bien decís, crece en un mundo de hombres que están cada uno en lo suyo.
      Espero que puedas seguirlo y que no te defraude.
      Besos, Mariarosa y gracias por prenderte.

      Eliminar
  9. Toda la vida de Piera es un drama tremendo. Me dan ganas de abrazarla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esto recién empieza, tengo miedo de que se convierta en un culebrón.
      Piera es muy frágil y agradece tu abrazo y yo por la lectura.
      Muchos saludos, Raúl.

      Eliminar
  10. Recientemente he estado reflexionando sobre las relaciones familiares perpetuándose a través de las generaciones, sobre cómo, si no son atajados, los patrones nocivos se reproducen aunque intentemos escapar de ellos. No es sencillo detectarlos ni enfrentarse a ellos, un poco por lo de siempre, porque todos desearíamos que, cambiando las circunstancias, cambiara nuestro interior cuando lo que ocurre es que sólo cambiando nuestro interior cambian nuestras circunstancias. El drama consiste en que enfrentarse a los propios miedos y faltas, vencerse, examinarse, mejorerse, es increíblemente duro, porque cargamos no sólo con lo nuestro, sino con lo de los que estuvieron antes que nosotros y los que nos rodean. Nada facil. Y con todo, espero que sea eso precisamente lo que le espera a Piera: la victoría sobre sí misma.
    ¡Un abrazote, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu razonamiento es exacto, el primer cambio debe ser interno para poder encarar desde otro lado lo que venga de afuera. Pero cuando se es adolescente o muy joven todavía no hay herramientas suficientes hacerlo, eso, con suerte, lo propiciararán las experiencias, si sabemos aprovecharlas.
      Piera está haciendo una limpieza interna de las cosas no resueltas, creo que logrará sentirse mejor.
      Muy agradecida por tus palabras y la lectura.
      Un abrazo grandote, Jorge.

      Eliminar
  11. Empiezo a empatizar mucho con Piera, a sentir una compasión por ella que me hace entender su "deseo" de odiar, ese rencor que muchas veces viene justificado por el daño que incluso nos puede hacer algún ser querido.
    A ver qué más se va descubriendo en esta historia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piera es una persona querible, que no fue querida lo suficiente en su infancia y adolescencia y que llena ese hueco interior con un resentimiento que no es tan real. Pero no voy a adelantarme.
      Me da ánimo que te agrade la historia para seguirla lo más que pueda.
      No es fácil, cuando empecé no sabía en lo que me metería.
      Un abrazo enorme, Sofía.

      Eliminar
  12. ¡Hola Mirella! Por fin pude venir a leerte con calma.
    Dibujas el ambiente familiar irrespirable y tenso donde Piera somatiza tanta opresión. Su ficticia coraza no es suficiente para mantenerla al margen.
    Por fin te atreves a incluir un pequeño diálogo, un reproche y un insulto. La palabra mier… la completaría, no es tu boca educada de autora la que habla, sino el resentimiento de Piera.
    Me da la impresión de que has perfilado muy bien lo caracteres de cada personaje. Así que tenemos a un violento Bruno, una muchacha sensible e incomprendida, un hermano huido, y una Segunda que no pinta nada bien… y César, un futuro marido… ya está servida la historia, con estos jugosos ingredientes seguro que te las ingeniarás para contarnos cómo se desarrolla la trama.
    A ver qué pasa… no me pienso perder el próximo.
    Un besazo, compañera escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los diálogos me animo poco, tienen que estructurarse bien y ser interesantes. No por pacatería dejé inconclusa la palabra mierda, sino porque en Piera no caben los insultos en la familia y justo en ese momento tiene la crisis asmática.
      Los personajes los tengo bastante definidos y más adelante conocerás un poco de la Segunda, que también tiene su historia. Así como vendrán otros datos sobre los padres de Piera.
      Me deja contenta que estés enganchada, siempre habrá una breve sinopsis actualizada para refrescar la memoria.
      Un abrazo enormemente agradecido, Tara.

      Eliminar
    2. Tienes razón Mirella, no había caído en la inmediatez de esta frase: "pero no pudo terminar de decir lo que tenía atragantado porque el acceso de tos fue intenso"

      Eliminar
    3. Gracias por leer mi respuesta, pocos lo hacen.
      Besotes, Tara.

      Eliminar
  13. Un fresco familiar muy bien pensado y desarrollado, Mirella. Piera reacciona como podría reaccionar cualquier adolescente. Las emociones, incluso las negativas, son necesarias, además de inevitables. La cólera, la alegría, la tristeza, la envidia... pensar que esas emociones podemos controlarlas es engañarse. Piera se siente frustrada, sin un papel reconocible en el seno familiar. Me parece genial que incluyas la sinopsis al final, estas historias por entregas son complicadas de seguir, sobre todo, cuando se van acumulando entregas. Incluso, cuando llegues a un momento de impasse podrías recopilarlo en PDF para que pueda leerse como se debe y se disfruta: en un solo acto. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo idea de lo largo que pueda llegar a ser, tampoco me parece que puedo abrumar a los lectores con un PDF, no lo había pensado, esta experiencia es nueva para mí. De todos modos, las publicaciones están reunidas en la Etiqueta "Historias de Piera" por si alguien quiere leer un post que se perdió.
      Me gustan las sagas familiares, allí encontrás de todo, los sentimientos más elevados y los más bajos, situaciones impensadas... y todo queda en familia.
      Muchas gracias por tu lectura atenta y por las sugerencias, David.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  14. Hola Mirella! Vas pintando los personajes y sus relaciones con mucha naturalidad y siempre con poesía (me gusta mucho eso de vos). Vamos descubriendo a Piera con sus angustias adolescentes, propias de la situación y el dibujo de sus distintos estados de ánimo se hace muy conocido para los que pasamos adolescencias de ese tipo.
    La Segunda me da pena, pero puedo entender el rechazo de Piera y sus actitudes.
    Me llega mucho la historia, amiga!!
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte que sintieras que en el texto no se perdió el tono poético, me parecía que sí porque hay que contar muchos datos y esa parte es la que más me cuesta. No puedo hacerlo de otro modo, ya que tengo que sintetizar y no como si fuera una novela donde podés pasar información más subrepticiamente, que es como me gusta.
      También me da pena la Segunda pero a la edad de Piera es comprensible.
      Creo que pude transmitir los estados anímicos de ella porque tuve una infancia difícil.
      Muchas gracias, Simón.
      Abrazo grandote.

      Eliminar
  15. El conflicto entre Piera y Bruno ya estaba bosquejado en la anterior entrega y no ha hecho más que estallar. La chica sufre, pero ya avisas un alivio a ese sufrimiento al final.
    Veremos cómo continúa.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus hermanos son ejes muy importantes en su vida y aparecerán continuamente en su memoria.
      Gracias por tomarte tu tiempo para leer, Isabel, tu opinión experta es muy valiosa en este ejercicio que estoy haciendo.
      Otro abrazote.

      Eliminar
  16. En este capítulo se ve una Piera agobiada por el ambiente opresor del hogar, un hogar desmembrado desde que murió la madre y que ha quedado cojo con la partida de Elio. Me ha llamado la atención como describes a Bruno con los ojos de Piera, hasta el punto de que ella asocia al propio nombre los rasgos que le inspira la personalidad de Bruno. Supongo que entre tanta asfixia la niña necesita personificar sus frustraciones en alguien. Al fin ha conseguido librarse de todo eso arrojándose en brazos de César, la duda que dejas en el aire es si eso será su tabla de salvación o por el contrario proseguirán sus desdichas. Te seguimos leyendo, Mirella. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hogar de Piera no es el ideal para encarar la adolescencia, etapa de por sí bastante difícil. La recorre como puede y en los veinte aparece una nueva posibilidad, que ya sabrás la próxima semana qué le va a deparar.
      Muy agradecida por tu análisis y que sigas con ganas de leer.
      Un abrazo, Jorge.

      Eliminar
  17. Eres una verdadera artista entrando y describiendo el alma de tus personajes, en este caso, Piera. Gracias Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La agradecida soy yo, por leerme y por tus comentarios estimulantes.
      Contenta de que sigas la historia.
      Besos, Angelines.

      Eliminar
  18. Vamos a ver si vienen cosas mejores para Piera, aunque las dificultades nos hacen crecer como personas: cuando uno vive satisfecho y estable mucho tiempo, como que se estanca por dentro... Qué negativo sonó eso jaja

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo somos los seres humanos, parece que casi siempre los aprendizajes nos lo dan las experiencias dolorosas, mientras que las positivas suceden y las olvidamos.
      Gracias, Julio no sonó negativo, es una realidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Un retrato de Bruno al que casi no le faltan detalles. Con pocas pinceladas ya te ha quedado delineado el otro hermano, el que se inclina por el dinero y por vaya a saber qué cosas oscuras. Una pelea que queda en secreto, entre las cuatro paredes de la casa. Piera que se encierra sobre sí misma y destila rencor hacia su hermano. Con frases contundentes, que no dejan duda, la historia va tomando vuelo. Qué bien que escribís, Mirella, es una historia dura, pero ¡qué lindo! que es disfrutar de la lectura de tus textos. Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ariel, por tu comentario tan cálido. Empecé a escribir y la historia se me fue de las manos y ahora debo ordenarla. Lo que pensaba hacer en un principio, escenas sueltas de la vida de Piera, ya no es posible, ya no puedo ir y venir en el tiempo con saltos muy grandes. La publicación semanal no es como leer un libro, así que veré de qué modo lo encaro.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  20. Algunas cosas, por más que crezcamos, nunca las entendemos del todo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele suceder en familias muy cerradas y con poca comunicación.
      Gracias, José.
      Saludos.

      Eliminar
  21. La verdad es que Piera no lo tiene nada fácil. Perdió todos sus rumbos,... su madre,... su hermano querido. Es probable que acumule rencor e ira,... y que eso se transforme en frustación. En fin, ... ya veremos. Saludos Mirella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Norte, la vida de Piera no viene lisita, no la tiene fácil... y yo tampoco (jeje), veamos como salgo de este berenjenal.
      Muchas gracias y saludos.

      Eliminar